Sobre un manto de roca derretida dos gigantescas camas de basalto y cuarzo se aplastan una a la otra. Los humanos que vinieron del sur las bautizaron Lumia y Narges. Su danza entierra bajo capas sedimentarias todo lo que alguna vez descanso en la superficie. Ninguna diferencia sobrevive al peso del tiempo.

↓;